Una de las primeras aproximaciones al tema es la de H.G. Wells, "La maquina del tiempo". En este relato, la maquina es simplemente el vehículo en el que se apoya el autor para evaluar las posibilidades de un viaje en el tiempo hacia un futuro remoto de la humanidad: lo importante es el viaje en si, no como se lleva a cabo. En la misma línea tenemos el relato "El buscador de mañana", de Russell y Johnson, directamente inspirado en el anterior, aunque con una salvedad: la maquina del tiempo solo puede avanzar hacia adelante, al futuro: un viaje sin retorno hacia una tierra muerta.